Al ritmo del corazón: Los beneficios de la percusión

La música nos acompaña desde los primeros instantes de nuestra vida. El primer sonido rítmico que escucha un niño es el corazón de mamá, cuando aún aguarda en el interior de su vientre. El compás de sus latidos forma el ritmo de la vida.
Cuando ya han nacido, y desde muy pequeños, a los niños les entusiasman los sonidos que son capaces de crear cuando tocan cualquier superficie sus brazos y sus manos y cualquier objeto es perfecto como baquetas para ofrecernos toda una sesión digna de los mejores baterías. Y es que la percusión es la forma de música más primitiva y la que surge de nosotros de forma más natural e instintiva.
Desde chocar dos objetos hasta conseguir tocar un instrumento musical, los beneficios de la percusión son innumerables. Los primeros, cuando son más pequeños, es el movimiento vertical del brazo y la intensidad del golpe, aprendiendo que pueden golpear más fuerte o más suave. Por supuesto, el más evidente es la capacidad de coordinación, que alcanza un   gran nivel de perfección cuando los niños son más mayores y aprenden a tocar la batería, ya que requiere del movimiento acompasado de brazos y pies para hacer sonar el bombo y los platillos.
La percusión también estimula la atención y la concentración y ejercita la memoria, al tener que ser capaces de reproducir diferentes ritmos y escalas en distintas frases musicales. El esfuerzo y la paciencia son también imprescindibles cuando se quiere tocar bien un instrumento, e incluso simplemente para lograr que una base suene bien o reproducir un compás más sencillo.
A través de cualquier instrumento de percusión los niños canalizan el estrés y consiguen relajarse, logran transmitir sus sentimientos sin palabras, de una forma abierta y natural, y dejan volar su creatividad y su imaginación. La repetición y el ensayo de una misma estructura fomenta el desarrollo de esquemas mentales y la improvisación agiliza la rapidez mental y fomenta la iniciativa.
La percusión es una gran herramienta de aprendizaje, un juego divertido, un canal de comunicación. La música que los niños son capaces de crear desde el fondo del corazón.

Fonte http://www.lapuertapequena.com